Diario de un editor III: Vidas Probables a ras de suelo 17 noviembre, 2019 – Publicado en: Autores, Reseña

José Chamizo llega a la colección periférica cuando ve la posibilidad de salvar el callejón sin salida al que lo abocaba la sociedad.

Esta idea la recoge en Vidas Probables a ras de suelo (2019); una obra ampliada y corregida que se extrae de dos ediciones ya descatalogadas de la extinta arma poética.

Que se incline definitivamente por el libro, es porque en esta dimensión imaginaria puede aprehender y hacer comunicable ese insalvable abismo que el escritor de Los Barrios considera que separa la esperanza -su utilización de ella- del ser humano actual. Sin embargo lejos del abandono de la práctica Chamizo no para en su actividad en lo social. 

Vidas Probables a ras de suelo se convierte en el espacio ideal para airear los demonios del ser humano contemporáneo, de ahí que la periodista Ana Fernández del Diario de Sevilla afirme que la obra «propone la construcción de un imaginario alternativo y radical donde se asienta la realidad vivida por Chamizo con situaciones y personajes conocidos, sin faltar a la esperanza ni a la comprensión». 

José Chamizo, un hombre con radical sentido del compromiso social, cuando escribe, indaga en lo que verdaderamente vale la pena indagar, en la modernidad que es prestada a la ciudadanía, que le sirve a el acercarse al amor, la muerte, el mal, la locura, las familias, la incomunicación, la solidaridad, la violencia, la inmigración, la soledad y sobre todo la esperanza.  Aunque tal como dijo Javier Tolentino en su Encuentro con Chamizo en Caótica «en vez de metáforas te propone derrotas, eso que nadie quiere ni asumir ni mostrar». 

En definitivo, tal como describe en el Diario de Sevilla: «Este libro articula numerosos testimonios que desgranan con una polifacética multitud de coreografías sociales, como la concienciación social, el hastío de la inoperancia política, la esquizofrenia que nos provoca las nuevas tecnologías. Chamizo nos sitúa frente a nosotros un repertorio de violencia que se amplía casi a diario y un largo etcétera de nuestra sicosis y de los problemas en los que incidimos una y otra vez bajo un tinte desafiante y a veces humorístico». 

Coherente, pertinaz en la búsqueda de justicia y esperanzador en el diagnóstico moral del presente, un libro atemporal que invita a la reflexión.